ORGANIZACIÓN Y
MARIE KONDO

El método Marie Kondo, en honor a la japonesa del mismo nombre, se ha popularizado en la industria de la decoración de interiores. Sus claves de éxito se basan en una profunda limpieza y una adecuada distribución, con el propósito de conseguir espacios acogedores. Para aplicar esta metodología, es importante conocerla detalladamente.

Consejos para aplicar el método Marie Kondo

La esencia del método Marie Kondo radica en deshacerse de aquello que no sea útil ni te haga feliz, para dar una mejor organización a los elementos que sí son necesarios y que generan una emoción positiva en ti. Para lograrlo, considera lo siguiente:

1. Organiza tu armario

Es uno de los principios básicos de este método, ordenar tu ropa es indispensable para que puedas reorganizar mejor los elementos. Así que quédate solo con lo que realmente utilices, que te quede bien y te haga sentir bien. Toma cada prenda con las manos, obsérvala, pruébala si es necesario y toma una decisión firme.

Una de las frases icónicas de Kondo es: “la organización inicia por la eliminación”. Muchas de las prendas que tienes en tu armario en desuso, podrías donarla a otras personas que sí las necesitan. La idea es quedarte sólo con aquello que te sea útil.

2. Revaloriza los elementos decorativos

Siguiendo con el proceso de limpieza, ahora pasa a otros espacios de tu casa. Es momento de desechar aquellas figuras, papeles u objetos varios que no estés utilizando y que no te generen ninguna emoción favorable.

Los elementos sentimentales, como las fotos y los recuerdos, serán los más difíciles de desechar. Así que solo conserva los que te den paz y felicidad, desecha lo negativo.

3. Ordena por categorías

Una vez que determines todo lo que deseas conservar, es momento de comenzar a organizar por categorías, es decir, juntar los objetos, prendas o elementos de un mismo tipo en un único sitio.

Por ejemplo, puedes ubicar un estante y colocar libros y documentos importantes. En tu armario, procura almacenar toda tu ropa, organizada como te sientas mejor. En una pequeña mesa puedes colocar las fotografías y los recuerdos. Se trata de asignar un lugar determinado a objetos específicos.

4. Mantén todo a la vista

No escondas nada, considerando que estás conservando únicamente los elementos y objetos indispensables para ti, lo mejor que puedes hacer es mantenerlos a la vista. Por ende, no los ocultes en grandes muebles ni los cubras bajo una exuberante decoración. Ante todo, sencillez y practicidad.

→ Orden y limpieza son los elementos que deben resaltar en tu casa para lograr espacios cómodos y agradables a la vista. ¡Pon en práctica el método Marie Kondo!

¿Quieres seguir leyendo artículos de este estilo?

 Por favor, valora nuestro post.

¡Queremos saber tus impresiones!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo podemos ayudarte?